• Todo ser humano en su estado natural está viciado conforme a los deseos engañosos. (Efesios 4:22)

• La adicción es un síntoma de un problema mayor que abarca todo el ser, espíritu, alma y cuerpo. (I Tes. 5:22)

• A la raíz del problema le conocemos como pecado. (Romanos 3:23)

• Hay una esperanza auténtica para el adicto porque Dios hizo provisión para quitar el pecado y sus síntomas. (Juan 1:29)

• La única solución al pecado y sus síntomas es el Señor Jesucristo, quien nos da un nuevo nacimiento y poder para vivir una nueva vida por medio del Espíritu Santo. (Juan 3:1-8; Hechos 1:8)